17.9.18

En blanco y negro


Yo soy de la época en la que la televisión solamente podía verse en blanco y negro. Una época sin color en la cual tenías que imaginarte cual sería el color de la vegetación, ríos o edificios. Recuerdo que la primera vez que tuvimos televisión a color me parecía tan maravilloso que no pude despegarme de la tele en toda la tarde, admirando extasiado aquellos vívidos colores que emergían de la pantalla con tubo CRT.

Por eso, para nosotros, el contraste de un LCD convencional en blanco y negro, además de favorecer mucho la lectura, tiene esa pizca de nostalgia que nos traslada a décadas atrás, que nos retrotrae a un mundo que era muy diferente. No sé si más simple y sencillo, pero diferente.

10.9.18

El reloj para el resto de tu vida


Durante los años ochenta se hicieron muy populares algunos modelos de relojes de Casio coloreados. A diferencia de muchos de los actuales F-91, los de resina a color llevan el pigmento impregnado en la propia resina, y es imposible que pierdan el color (pueden desgastarse, envejecer, decolorarse, pero no caérseles el color). Aquí siempre hemos defendido ese procedimiento de color para las cajas de resina, porque ni los cromados, ni los pintados, resisten el paso del tiempo (que se lo digan a mi CPA-100, ya con las esquinas totalmente "peladas").

Inexplicablemente, Casio no es muy proclive a este tipo de acabados en los últimos años, y en su lugar ha optado por las resinas pintadas. Es cierto, nadie lo pone en duda, que este tipo de acabados pintados tienen sus ventajas: con una misma caja de un mismo fondo base, podemos obtener variados colores. Esto es: no tenemos que modificar la mezcla de resina que es, básicamente, la misma. Así que aunque en costes de producción no haya apenas diferencias entre una caja pintada o una impregnada, sí las hay en cuanto a eficiencia. Y por supuesto es más cómodo y rápido hacer una misma caja para todos, y pintarla luego después.

3.9.18

El por qué de este semanario


Durante años he sentido la necesidad de encontrar un reloj de Casio que lo tuviera todo, que me ofreciera todo, que me llenara íntegramente. Sin embargo, tras una larga e insistente búsqueda, e ido averiguando que el modelo que no carecía de una cosa, flojeaba en otra, y a cada nuevo modelo de Casio, nuevos defectos o carencias le encontraba.

Acabé dándome cuenta de algo bastante obvio: el reloj perfecto, simplemente, no existe. Como no hay personas perfectas, e incluso nosotros mismos tenemos que lidiar con no pocos defectos a diario.

No existe, por tanto, ese reloj completo y que te llene al cien por cien.

2.9.18

El reloj que no necesita campañas de publicidad


A veces no es lo que quieres, sino lo que puedes. En la vida muy pocas veces podrás elegir. Aspirabas a aquella rubia electrizante, y acabas con una morena de padre gruñón. Querías un GT, y tienes que comprarte una ranchera o familiar. Querías un auto nuevo, y tienes que conformarte -con suerte- con uno de segunda o tercera mano. Querías ese piso de geniales vistas..., ¡ojalá!, tienes que conformarte con un "cuchitril". Todos queremos estar sanos, fuertes y ágiles, y henos aquí a muchos arrastrando esas penosas enfermedades, nuestras renqueantes articulaciones, nuestras canas y arrugas.

La publicidad nos bombardea a cada instante vendiéndonos la falacia de que la vida se basa en elecciones, ¡que se lo digan a ese padre cuya hija ha nacido enferma si no hubiera querido elegir otra cosa! Ni mucho menos. A veces solo podemos elegir de, entre lo malo o lo que no queremos, lo menos malo.

Seguir por correo electrónico